Desigualdad – Blog Action Day 2014

Publicado a las 12:54:45 en General (39)

Cuando leemos o escuchamos esta palabra estoy seguro que nos vienen muchos ejemplos: desigualdad de géneros, de condiciones económicas, de color de piel, de creencia religiosa, etc.

Lamentablemente, la desigualdad es algo que vivimos en nuestro día a día y vemos constantemente en las noticias, pudiendo ver cómo existen lugares en donde algunos tienen mucho y otros donde todos no tienen nada, o donde algunos son mejor tratados simplemente por su color de piel o porque su billetera tiene mayor cantidad de dinero.

Incluso me indigna el ver cómo incluso el acceso a medicinas sea afectado por la desigualdad, cuando no se distribuyen medicinas que podrían salvar muchas vidas, simplemente porque “no es rentable” para la compañía que las desarrolló.

Hablar de desigualdad es hablar de que no somos capaces de entender que todos somos hermanos y deberíamos cuidarnos y respetarnos mutuamente.

Pero hay un tema de desigualdad que muchas personas pasan por alto: La desigualdad en el trato hacia los animales.

¿Qué diferencia debería de existir entre un perro y una vaca, o entre una gallina y un gato? Todos son seres concientes de su entorno y con sentimientos, pero aún así solo consideramos “buenos” a algunos, porque tal vez se nos ha enseñado que son los "domésticos", y a los demás, bueno, simplemente no los consideramos para nada.

Cuando somos pequeños, nos interesamos y nos preocupamos por el bienestar de todos los seres que vayamos conociendo: conejos, gallinas, vacas, pereos, gatos, cerdos, etc. Pero conforme vamos creciendo, nuestra empatía con ellos se disminuye a un nivel tal que somos incapaces de reconocer su sufrimiento.

Damos por sentado que los animales son seres que existen para satisfacer nuestros deseos, ya sea de alimento, vestido, lujo o diversión, pero somos incapaces de reconocer que son seres que son capaces de sentir miedo, felicidad, enojo, y que no quieren ser maltratados y definitivamente no quieren morir.

De un tiempo a esta parte, he encontrado información de cómo son tratados los animales en las industrias de la carne, la leche, los huevos, de entretenimiento en donde se presentan animales (léase: circos), de vestimentas que utilicen cuero yo pieles de animales, y déjenme decir que es agobiante ver el nivel de abuso y maltrato al que son expuestos.

Eso me hace pensar, y debería hacernos pensar a todos: ¿Por qué debe eso continuar? ¿Por qué permitir que seres inocentes sean maltratados y asesinados para yo “vivir mejor”? ¿Por qué permitir que este “sistema” siga funcionando así?

Este año, tomé la decisión de dejar de ser parte del “sistema”, a pesar de las constantes miradas y opiniones de “estás loco”, de parte de amistades y familiares, incluyendo mi esposa.

Pero esta decisión no me hace un “loco”. Me hace un ser conciente del sufrimiento que mis acciones pueden acarrear a seres inocentes, que no tienen una voz de protesta ante el abuso, maltrato y muerte a la que son expuestos constantemente. Me hace entender que ellos tienen tanto derecho a estar aquí como nosotros. Que son iguales a nosotros.

Escrito por Phillipe en jueves, 16 de octubre de 2014 | Comentarios (0)

Compartir: | | Más
    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no se publicará
    Recordarme
    Comentarios

    CAPTCHA Recargar
    Escribe los caracteres en la imagen de arriba