Cómo ser Diseñador Utilizando Linux (y no morir en el intento)...

Publicado a las 22:03:34 en Software (27)

De un tiempo a esta parte, he dejado de utilizar el sistema operativo Windows para pasarme a Linux, más que nada por una cuestión de licencias, debido a que me convenía utilizar la última versión disponible (Windows 7). Podría, tal vez, utilizar una versión “pirata” del mismo, pero opté por no hacerlo, para procurar mantenerme siempre dentro de lo “legal”.

Lo mismo sucede con los programas más utilizados para diseñar. Se tiene que comprar una licencia de uso, pero cuando sale una nueva versión, se debe pagar por la actualización para poder contar con las mejoras.

Antes de realizar el cambio total, comencé a utilizar aplicaciones en Windows que sabía que tenían versión estable en Linux, siendo, en su mayoría, aplicaciones de las cuales les hablé en “Alternativas de Bajo Costo para Productos de Adobe...”.

Ya acostumbrado a estas herramientas, pude realizar el cambio total, y debo decirles que no podría estar más contento de haberlo hecho, ya que, al ser todas las aplicaciones que utilizo software libre, no me preocupo de que nuevas versiones tengan más y mejores características, ya que sólo debo actualizarlas para disfrutar las mejoras, sin pagos de por medio.

Primero estuve utilizando Ubuntu, pero el entorno de escritorio Unity resultó consumir una buena cantidad de memoria, por lo que recientemente me he cambiado a Ubuntu Studio, que es una versión modificada, orientada a producción de audio, gráficos y video, que se adecúa más a lo que necesito y a lo que mi PC tiene, ya que no poseo gran cantidad de memoria RAM en ella. Les hablaré de Ubuntu Studio en un artículo muy pronto.

Las aplicaciones que utilizo son: The GIMP para manipulación de imágenes, Inkscape para diseños de vectores, Scribus para diagramación y Bluefish para codificación web. Estoy aprendiendo a utilizar el Darktable para edición de fotografías en RAW, y posteriormente, quiero aprender a utilizar Blender para diseño y animación. en 3D.

Así que como ven, se podría decir que el “único” gasto “fuerte” que tendrían que hacer sería el de una PC potente para lo que deseen hacer, ya que si no pueden (o simplemente no desean) utilizar los programas “conocidos” (léase: programas de Adobe) por el problema de no contar con la licencia original, existen alternativas gratuitas para lograr buenos resultados. Porque como dicen: “La herramienta no hace al diseñador”, y yo lo he podido comprobar, obteniendo muy buenos resultados finales con herramientas gratuitas que, en mi opinión, no tienen nada (o casi nada) que envidiar a los “costosos”.

Escrito por Phillipe en domingo, 24 de marzo de 2013 | Comentarios (0)

Compartir: | | Más
    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no se publicará
    Recordarme
    Comentarios

    CAPTCHA Recargar
    Escribe los caracteres en la imagen de arriba